Espacio Urbano y Tecnologías de Género

Presentación libro Madrid

septiembre 12th, 2017 · No Comments · Noticias, Producción del grupo de investigación.

 

Agitador, Conde Duque, Sala Bóvedas

Tags:

En Rebeldía. Narraciones femeninas en el mundo árabe

septiembre 10th, 2017 · No Comments · Artistas/Exposiciones/Ciclos

 

Esta exposición indaga en las realidades del mundo árabe desde la década de los noventa, vistas a través de las distintas perspectivas de artistas mujeres. También se incluyen algunas obras que reflexionan sobre la construcción de la feminidad realizadas por hombres.

Mediante el uso de dispositivos como la fotografía y el vídeo, queda de manifiesto la capacidad política de transformación de las mujeres en tanto que agentes sociales.

Cuatro son los ejes conceptuales de este proyecto: Espacios privados, ámbitos personales; el cuerpo, el deseo, la sexualidad; lugares y símbolos de lo público, y finalmente, la historia, sus pliegues y conflictos. Entre las artistas participantes hay obras de Nadia Benchallal, Mona Hatoum, Ghada Amer, Nermine Hammam, Zohra Bensemra, Diana El Jeiroudi, Farida Hamak, Amal Kenawy, Tamara Abdul Hadi, Zineb Sedira, Raeda Saadeh, Ahlam Shibli, Mohammed Soueid, Akram Zaatari, Leila Alaoui, Rana El Nemr, Rula Halawani, Randa Maddah y Nidaa Badwan. Imágenes de archivo de la Arab Image Foundation y de la American University in Cairo.

IVAM, 14 Septiembre 2017

Comisario: J.V. Aliaga

Tags:··

Presentación libro en Barcelona

septiembre 10th, 2017 · No Comments · Noticias, Producción del grupo de investigación.

Tags:

Producción artística en tiempos de precariado laboral

junio 7th, 2017 · No Comments · Producción del grupo de investigación.

 

Presentación del libro “Producción artística en tiempos de precariado laboral” Juan Vicente Aliaga y Carmen Navarrete (editores)

Participarán en la presentación: Carmen Navarrete, Ana Navarrete, Maite Aldaz, Teresa Marín y Juan Vicente Aliaga.

Este libro surge en un seminario que organizó el grupo de investigación Espacio Urbano y Tecnologías de Género en las aulas de la Facultad de Bellas Artes de Valencia en el que se pretendía reflexionar sobre la situación de la práctica artística en tiempos de precariedad laboral general.

Conscientes que el capitalismo hoy se basa en gran medida en la captura y valorización de la producción social inmaterial, no podíamos dejar de preguntarnos por las personas que dan cuerpo a este sector, por las razones de poner su trabajo y mediación social aun en condiciones precarias y por las consecuencias en la sociedad de este modelo de “trabajo” flexible. Es en esta mistificación del trabajo del artista como creativo y espontáneo donde reside la base de los eslóganes de los actuales discursos sobre el trabajo cultural.

Sin embargo dicha mistificación tiene raíces mucho más profundas que sin duda proceden de otros tiempos en los que se fraguó la imagen romántica y bohemia del artista. Una imagen tremendamente perniciosa que todavía perdura en el imaginario colectivo y que favorece sobremanera la despolitización del trabajo artístico y/o cultural.

Miércoles 14 Junio 19:00 h. IVAMlab

Tags:·

Carmela García, Imágenes de(l) poder-Cartografía de lo invisible

mayo 25th, 2017 · No Comments · Artistas/Exposiciones/Ciclos

El elemento central de la obra de la artista canaria Carmela García (Lanzarote, 1964) es la doble necesidad de repensar y cambiar el mundo. El llevarlo a cabo desde una perspectiva de género no supone únicamente una simple vía de proyección sobre la necesidad de otro futuro; sino que significa en primera instancia un escenario de reivindicación de una consideración distinta de lo femenino en el mundo.

Bajo estas premisas, Carmela García se apoya en los recursos formales e icónicos para evidenciar la paradoja y la dificultad del cambio de paradigma, experimentando, una necesidad de reevaluar la construcción de la historia, de renarrar los relatos sobre los que se ha construido el imaginario; además de establecer un nuevo orden de referencias en la articulación, así como la construcción de una cotidianeidad radicalmente distinta en términos operativos y simbólicos.

Razón por la que, tal y como se reflejará en ésta exposición, su obra se despliegue como un ejercicio que se desarrolla tanto a partir de la historia de las relaciones sociales entre las mujeres como en una ficción en curso que nos ofrece visiones oblicuas del contacto personal, las afinidades y el amor entre ellas…

IVAM

Tags:·

El porvenir de la revuelta. Memoria y deseo LGTBIQ

mayo 22nd, 2017 · No Comments · Artistas/Exposiciones/Ciclos

Centro Cultural Conde Duque, Madrid

Tags:···

MUECA, Máster Universitario en Estudios Culturales y Artes Visuales

mayo 20th, 2017 · No Comments · Noticias

 

 

http://mueca.edx.umh.es/

Tags:

1.000 m2 de deseo / Arquitectura y sexualidad

febrero 26th, 2017 · No Comments · Artistas/Exposiciones/Ciclos

 

¿Boudoirs para hombres? ¿Un centro multimedia de entretenimientos sexuales? ¿Un ejército de voluntarios del sexo? ¿Museos sexo-termales? ¿Un catálogo Ikea de mobiliario BDSM en mi buzón? ¿Folies eco-contemporáneas?

La exposición investiga cómo se han proyectado, construido e imaginado los espacios para el sexo en nuestra sociedad occidental desde el siglo XVIII hasta nuestros días.

Muestra cómo la arquitectura, perpetuando los modelos normativos de habitar y de relacionarse, ha contribuido sustancialmente a crear los estereotipos de género en nuestra sociedad patriarcal mediante una determinada organización del uso de los espacios. Presenta algunos de los proyectos que en ese periodo de tiempo más se han distinguido en la subversión de los modelos tradicionales y en postular utopías de convivencia sexual o espacios-refugio «libertinos». Pone de manifiesto cómo la creación de ciertos paréntesis de resistencia a lo normativo nace sobre todo de la arquitectura informal y de la apropiación de lugares.

Y sostiene la necesidad de revisar para nuestra contemporaneidad la vigencia e interés de algunos de los proyectos especulativos radicales presentados y que parecen hablarnos directamente desde una distancia, en algunos casos, de más de dos siglos. Dibujos y maquetas de arquitectos, piezas artísticas, instalaciones, películas y documentales, libros y otros materiales establecen entre sí relaciones que son una invitación a considerar cómo se construyen las sexualidades en obediencia a determinados códigos culturales sujetos a normas corporales y discursivas, y cuál es el espacio del deseo y del placer en nuestra sociedad.

A la libertad sexual de hoy muchos la califican de liberalización sexual. ¿Cuál es el tiempo reservado al placer sexual hoy cuando nuestros días están monitorizados entre el tiempo para la producción y el tiempo para el consumo? El famoso poeta libertino John Wilmot, conde de Rochester, defendía que «la lujuria tiene algo de pura generosidad».

Con la canción La sensación del orgasmo de Nick Currie, Momus, como banda sonora y emblema, la exposición inicia un recorrido en el que los materiales se distribuyen en cuatro grandes bloques:

Utopías sexuales:

Reúne las propuestas especulativas de aquellos arquitectos, pensadores, artistas o comunidades que se han imaginado otra forma de vivir la sexualidad no reducida a lo doméstico y han diseñado nuevos espacios de relación en la ciudad y en la naturaleza.

Desde los templos del placer ideados por Claude-Nicolas Ledoux, el Oikema; los Parthenions que Restif de la Bretonne organiza según un minucioso reglamento en su tratado sobre la prostitución, Le Pornographe; los espacios para las orgías eróticas y gastronómicas de Fourier; las propuestas de los representantes de la arquitectura radical de los 60 y 70, como el Templo para la danza erótica de Ettore Sottsass, o los Baños públicos de Rem Koolhaas en Exodus, las aportaciones de Archigram, Superstudio, El taller de Arquitecura de Ricardo Bofill, Haus Ruker Co — hasta las comunidades hippies, y otras iniciativas de arquitectos y artistas contemporáneos. Con Hacer el amor en abstracto: la arquitectura de la cultura de baile, el arquitecto y artista Pol Esteve investiga la experiencia espacial de las discotecas y de las raves y de cómo mediante una combinación de tecnologías como la luz estroboscópica, música y drogas se producen efectos orgásmicos o de sexualidad desplazada. Ingo Niermann con su plataforma de un ejército del amor, thearmyoflove.net, propone una comunidad voluntarios del sexo para crear situaciones y espacios de satisfacción para los «excluidos habituales», personas con problemas físicos o con un físico distinto de los estándares de lo atractivo.

La exposición quiere reivindicar el visionario trabajo de Nicolas Schöffer que en los años sesenta en conexión con los situacionistas y fomando parte del movimiento de arquitectura radical francesa proyecta una ciudad utópica La Ville Cybernétique (1955 -1969) para la que diseña un Centro de Entretenimientos Sexuales. Una enorme instalación reproduce este espacio hecho de sexo, voltios, esculturas cinéticas que bailan, y perfume.

Refugios libertinos:

Explora el poder que los espacios ejercen como motor del deseo y analiza cómo son los ambientes privados concebidos exclusivamente como escenarios para el placer. Muestra el papel de la arquitectura como experiencia sensorial en las estrategias de seducción y cómo la sofisticación en el diseño de artilugios constructivos y mecánicos dispara la imaginación erótica. De las petites maisons del XVIII conespacios, decoración, mobiliario, artilugios especializados a los apartamentos de seducción de los solteros propuestos por la revista Playboy. Esta revista definió una nueva identidad para los hombres que incluía cómo debían vestirse, qué escuchar, qué beber, qué leer, y también el entorno en que debían vivir: con que muebles y en qué interiores. Desde Frank Lloyd Wright a Mies van der Rohe pasando por John Lautner o Ant Farm hasta las producciones del diseño de los Eames, George Nelson, Eero Saarinen o Harry Bertoia, la arquitectura y el diseño se presentan a través de este medio como instrumento de reforma de un código de conducta. La exposición le dedica un capítulo entero a Playboy, una miniexposición dentro de la exposición, comisariada por Beatriz Colomina. Playboy como máquina de comunicación de enorme impacto, tratando a las mujeres y los edificios como objetos de fantasía y deseo contribuirá de manera decisiva a la transformación de «la intimidad» en espectáculo público.

La muestra revela también que la arquitectura del movimiento moderno es un proyecto dirigido desde lo masculino, que relega la dimensión erótica. Beatriz Colomina lo resume en esta frase: «las mujeres son solo los fantasmas de la arquitectura moderna». Adolf Loos diseña un dormitorio para su esposa Lina como si fuera un estuche de piel y fantasea una casa parisina para Joséphine Baker. El centro de la casa lo ocupa una piscina que puede observarse sólo desde unos ángulos concretos, especialmente desde la ventana de un pequeño salón, que funciona como un peepshow. La exposición también presenta los enigmáticos y sensualizados interiores de las casas de Carlo Mollino, y como contrapunto a estos espacios íntimos, la casa de Rudolph Schindler en California, que propone un programa experimental de convivencia para dos parejas con camas/cesta al aire libre.

Espacio y fantasía:

Según Lacan, las relaciones sexuales no existen (en el sentido de que existe el encuentro o la mediación entre cuerpos, pero el placer es siempre el placer de uno). O como dice Slavoj Žižek, en las relaciones sexuales nunca estamos solos con nuestra pareja, siempre se cuela un tercero: nuestra fantasía. En el acto sexual vivimos un desdoblamiento narrativo de modo que somos a la vez parte de una escena y observadores de esa escena. La arquitectura, como diseño físico del espacio y como atmósfera, forma parte sustancial de nuestras fantasías. Muchos de los materiales expuestos proceden de la ficción y se construyen a través del lenguaje o la imagen proyectada. La exposición habla de nuestra situación de voyeurs en la lectura o ante los materiales pornográficos y de cómo los espacios de la ficción se han tipificado y forman parte de nuestro imaginario colectivo: desde lo bucólico a lo exótico, los ámbitos disciplinarios, desde los espacios del lujo a los de la transgresión. Incluye un gabinete de lectura de novelas libertinas a cargo de la especialista Marie-Françoise Quignard. Un gabinete Sade que investiga cómo el marqués construyó su utopía narrativa del exceso desde su pasión por la arquitectura y por las artes escénicas.

La exposición presenta la instalación de William Kentridge Right Into Her Arms. Kentridge ha diseñado recientemente la escenografía de la ópera Lulú de Alban Berg. La pieza forma parte de este proyecto. Lulú es un personaje que se inspira en las tragedias La caja de Pandora y El espíritu de la Tierra de Frank Wedekind (1864-1918). Es a la vez verdugo y víctima: una mujer pantalla sobre la que se proyectan las fantasías de diferentes hombres, a los que manipula o enciende con su indiferencia, pero que pierde el control en el complejo juego de la representación.

Una sala de cine porno prototípica de los años 70, donde se proyectan secuencias de las películas míticas de este género, comisariada por Esther Fernández, nos habla de cómo la sala de cine va a ser uno de los espacios transformados por los discursos de la revolución sexual de finales de los 60. Un espacio que asume una progresiva sexualización hasta acoger la primera pornografía cinematográfica legal. El llamado porno chic, que aparece en Estados Unidos en los primeros 70,abrirá los espacios de consumo pornográfico al ojo femenino e imagina una experiencia de visionado colectivo que se mantendrá hasta mediados de los años 80, momento en que la tecnología vídeo desplazará el porno hasta los hogares.

Sexografías:

Tras la senda del situacionismo de Guy Debord, la exposición presenta algunas cartografías de las pasiones contemporáneas a través de piezas de arquitectos y artistas como Jean-Didier Bergilez, Danli Wang, Pol Esteve i Marc Navarro, Fito Conesa y Ania Soliman. Y descubre espacios públicos codificados para el sexo como parques, calles o lavabos públicos. Presentamos, entre otros las magistrales series fotográficas The Valley de Larry Sultan, The Park de Kohei Yoshiyuki. Veremos como los establecimientos de encuentro sexual –desde el resort de lujo al burdel, el club de carretera, las saunas o el cuarto oscuro gay, discotecas y bares, la mazmorra y los espacios BDSM o los sexshops– son sistemas sociales altamente ritualizados. Son ámbitos donde iniciación y transgresión –y el propio reconocimiento del espacio– actúan como motor del deseo: determinada iluminación, el olor, la música –y los protocolos de higiene– forman parte de esta arquitectura informal. Están diseñados para unas prácticas determinadas que, a su vez, regulan. Todos ellos son espacios de representación que reflejan mitologías de grupo.

Más allá de estos espacios ¿cuáles son los espacios para el sexo hoy? Sin duda el ciberespacio: el porno en internet y las apps de encuentros para todos los gustos. En plena utopía tecnológica, artistas como Yann Mihn, en busca del éxtasis telepático, trabaja en el prototipo de una máquina de inmersión total en la realidad virtual y la estimulación (teledildónica), su «Nooscaphe-X1 Cybersex immersion engine».

El deseo en el siglo XXI es el deseo de otros, está invertido de forma cada vez más obsesiva en el deseo de reconocimiento y en la competencia por la representación. Bajo el lema de parecer sexy (del selfie a instagram) y de aspirar a una felicidad obligatoria, internet impone una laboriosa construcción de la imagen de la vida privada. ¿La imagen de lo sexual publicada en las redes representa o sustituye (sublimándolas) las relaciones? ¿La hipersexualización de la sociedad según la representan los medios sustituye con eficacia y rapidez la vida sexual? La sociedad parece sumirse en una depresión narcisista donde internet funciona como una maquina masturbadora. En el contexto occidental donde la permisividad ya no es transgresión sino la norma ¿qué papel tiene la arquitectura para el encuentro gratuito de los cuerpos, en resucitar lo erótico transgresivo, en re-erotizar las relaciones sociales? Este proyecto explora los intersticios de libertad que se reivindican a través de ciertos espacios para el deseo, no normativos como los movimientos queer, y cómo estos constituyen una propuesta de resistencia revolucionaria frente a los escenarios mercantilizados y contra el control de estructuras sociales progresivamente totalizadoras.

 

Tags:·

3 FICAE/Festival Internacional de Cortometrajes y Arte sobre Enfermedades/UPV

febrero 14th, 2017 · No Comments · Artistas/Exposiciones/Ciclos

 

FICAE es un festival de cortometrajes realizado anualmente en Valencia. El objetivo de este festival es fomentar a través del cine y el arte la sensibilización y conciencia social sobre la enfermedad como proceso de vida y contrarrestar los estigmas que muchas enfermedades siguen soportando. Además, este festival se plantea mediante diversos proyectos paralelos y secciones nómadas estimular la creación y difusión audiovisual y artística para dar una mayor visibilidad a las representaciones sobre la enfermedad y colaborar en la transmisión de conocimiento sobre las mismas.

Programación: http://ficae.es/

FICAE es una iniciativa de la Universitat Politècnica de València y la Cátedra Arte y Enfermedades.

Tags:

Gelatina dura. Historias escamoteadas de los 80

febrero 1st, 2017 · No Comments · Artistas/Exposiciones/Ciclos

 

El 22 de agosto de 1979, el editorial del periódico El País titulado «La reforma, la ruptura y los símbolos» reflexionaba sobre los primeros años tras el fin de la dictadura y el tránsito «pacífico y gradual» hacia una monarquía parlamentaria, conducido por «políticos profesionales del anterior sistema, que adquirieron sus destrezas y capacidades sirviendo pragmáticamente a un poder que negaba, en la teoría y en la práctica, las libertades y derechos de nuestra actual democracia constitucional». Sobre el precio «moral y pecuniario» que dicho proceso tuvo que pagar, el armazón institucional sobre el que se sustentó todavía colea y aún hoy en día es difícil, incluso molesto en algunos sectores, reivindicar el derecho a la restitución de la memoria histórica e incluso hablar de los costes y problemas que planteó al país la transición.

El relato oficial de los años ochenta abogó por una instauración de la democracia que priorizó la necesidad a la razón, y que consolidaría una mirada que privilegió el futuro antes que el análisis del pasado reciente. La construcción oficial del país obvió precisamente cualquier consideración crítica sobre esa filiación con el poder franquista y se proyectó más en el olvido y la desmemoria. Los partidos políticos utilizaron la cultura como una forma de mediación de gran potencial. La cultura entendida como acto celebratorio, festivo, que tendría en la movida madrileña y la movida gallega los mejores ejemplos, no dejó de ser una forma instrumentalizada que ofreció la imagen de un país con una juventud activa, dinámica, a la moda; de un país que había superado una etapa gris y que miraba al futuro con propuestas creativas, con una aparente energía renovadora. Se estructuraría una narrativa oficial con visos de circo mediático. Si hasta el momento el país se había caracterizado por la carestía de instituciones culturales que promovieran el arte y la creación contemporánea, este vacío se intentó compensar a través de becas para la creación, espacios para el arte joven, un equipamiento de gran envergadura como el MNCARS, la creación de la feria de arte ARCO, festivales y todo tipo de acontecimientos. En Barcelona, este momento prefiguró la transformación urbanística de la ciudad a partir de su proclamación como sede de los Juegos Olímpicos de 1992, y se recuperó la idea de crear el museo de arte contemporáneo con la creación del Consorcio formado por el Ayuntamiento, la Generalitat y la Fundación MACBA.

Este proyecto se articula entre 1977 y 1992, y aborda una serie de acontecimientos históricos de orden social y político, al tiempo que presenta el trabajo de algunos grupos, activistas culturales y artistas que disienten de estas corrientes generalizadas y que entroncan con unas actitudes que, en la década anterior, habían constituido las líneas de refutación, ironía y cuestionamiento político. Si en los setenta el underground se había movido en los márgenes de la clandestinidad y la censura, ya en los ochenta la escena underground se mueve en la reformulación crítica de las propias prácticas culturales. A través de publicaciones, revistas, cómics, ejercicios antiartísticos, etc., ponen un acento ácido a la imagen de regeneración democrática del país, cuestionan la voluntad de los partidos políticos de «pasar página» y olvidar el periodo anterior a la dictadura, sin el necesario proceso de análisis de las responsabilidades políticas y las consecuencias sociales.

Comisaria: Teresa Grandas: MACBA, Barcelona

Tags: